A emoción dos viños

Son ellos los culpables de que vuelva a publicar en este blog. Marina Cruces y Antonio Portella se inventaron este salón hace 4 años. En pleno junio, con un calor del caralho, nos dan albergue a nosotros, amantes furtivos del vino, a los vinos y a sus creadores, en un sitio sobrecogedor. El claustro de la Catedral de Tui. Sitio de frontera, sasona la emoción que se cocina durante las horas que dura el encuentro, que se hace cada vez más corto, que nos falta tiempo, que queremos más. A mi me pasó desde la primera vez. Nos reciben el claustro y su sombra agradecida, el Miño, intenso y silencioso, presencia que [...]