Si te regalas estar presente con los ojos bien abiertos, respirando profundo en los dominios de Aphros, puedes vibrar la energía de la Tierra casi hasta electrocutarte con la fuerza del agua que baja por la montaña. Puedes sentarte en la terraza de Casal do Paço Padreiro, la quinta de la familia desde el siglo XVII, en la sub-región de Lima, en Vinho Verde. Allí, bajo la sombra de una parra, conversar con Vasco Croft es entrar en una dimensión diferente a la del tiempo y el espacio lineales, mientras, la igrexa de Padreiro, acompaña, de cerca, linda, con un aire de ama de llaves que todo lo sabe y todo lo guarda.

Igrexa

Lisboeta de nacimiento, Croft es arquitecto y diseñador de objetos, educado en Londres, donde se encontró con Rudolf Steiner a la vuelta de alguna esquina (¡bloody London!) y se metió de lleno con la antroposofía. Pero no fue hasta hace algo más de 10 años que decidió hacer vino, tomó las riendas de su quinta y comenzó el diseño de un proceso de activación de todo el hábitat para volverlo sostenible y entregarlo a las generaciones futuras, que están, ahora mismo, aprendiendo y practicando de qué va esto de la permacultura, ahí arriba, en la cima de la colina, desde donde se otea entero el Paraíso.
¡Quiero que veas todo el proyecto con las primeras luces del día! reclamó. Y fui, porque necesitaba comprender de dónde, de qué energía, de qué terroir, de qué misteriosa cosa, Vasco hace el vino que hace. Un vino activador de la memoria del cuerpo y del alma, que recuerda la maravilla de ser y de ser una herramienta de conexión entre las fuerzas que suben desde la tierra (abajo) y las que son atraídas desde el cielo (arriba).

Vasco Croft

En lo alto, la colina; un grupo de chicos y chicas aprenden teoría y práctica de la permacultura, alrededor de una construcción básica preexistente, acondicionada para ser cocina con un alero que da sombra y hace de comedor; mientras otra, apenas apartada, hace de aula. Te paras ahí y ves el vacío que dejó lo que arrancó porque estaba fuera de lugar, y en cambio se levantan castaños jóvenes, otras especies vegetales imprescindibles para una relación equilibrada con los animales y los insectos, el huerto, y también me pareció ver un lindo apiario. Si caminas desenroscando la colina, encuentras las instalaciones que hacen a la calidad de vida, baños sin olor, duchas con agua caliente, puntos de compost, dispuestos en el terreno como siguiendo el rastro de un espiral. Esta visión me trajo a cuento a Tanizaki, cuando en El elogio de la sombra, habla del lugar del retrete en el estilo oriental de vida, lejos de la casa principal, en medio del monte, abierto, de madera y piedra, un lugar de meditación, bello; especialmente las duchas, levantadas en una parte del camino, con pilotes de piedra (los mismos que se usan para levantar parras) me lo recordaron. Si hiciéramos un vuelo de pájaro sobre la casa, descubriríamos un dibujo parecido al de la proporción áurea con rastros humanos delicados creados a partir de lo que hay.

Baños

A mitad de camino, está la casa que Vasco habita, rodeada de viña, de las variedades típicas de la región, Loureiro y Vinhao (la Sousón gallega), sobre la pequeña bodega enterrada, de piedra, en la que aún trabaja, pero de la que se está mudando. Está construyendo, a pocos kilómteros de allí y en medio de 14 de las 20 hectáreas de viña con las que trabaja, la nueva bodega de hormigón, en un solo plano, con un lagar de tres ojos, donde podrá trabajar toda la uva que produce y hacer hasta 110.000 botellas, las necesarias y suficientes para alimentar el proyecto. Y de la pequeña cueva natural de piedra que es la antigua bodega, quitará todo vestigio de modernidad y hará vino como en el siglo XVIII, fusionando conocimiento moderno y tecnología ancestral. Abajo, la tierra. En la viña se encuentran lo aéreo y lo terreno para dar vida a una fruta buena limpia rica sorprendente. Hay una parcela en especial, 6 has de loureiro, cuyo nombre si lo tiene, desconozco, precedida por unas ruinas casi tapadas por la mata, que provoca el ánimo de un templo abierto. Esta vez en pleno agosto el aire era denso pero la brisa fresca aliviaba y la música del aire era para alucinar. El sonido de las hojas recordaba el agua corriendo los pájaros pequeños de cantos rápidos y agudos y las chicharras bramando a más no poder recordando el rigor estival; cada ser vivo pisando el manto sagrado que forma la cobertura vegetal acolchonada verde afelpada y despeinada un poco pringosa de sudores dulces y algunas florecitas amarillas y violetas. Esa viña es una reina, como Siddharta, aislada de toda amenaza tóxica, de los fumigadores, del ruido de los coches, de visitantes no deseados, oculta tras un portalón. Todas las energías coinciden en la fruta que se cosecha a mano y se lleva a la bodega, donde se pisa en estado de joie, se deja criar el vino y se embotella.

Tapera1

Vasco ensaya con rigor. Cada vino que hace, tranquilo o con burbujas, está perfectamente calibrado. Cuando los pruebas no hay despiste, te queda claro lo que hay. Coherencia, tipicidad, la consecuencia natural del trabajo cuidado y premeditado desde las viñas. Todo este proceso describe lo que otro grande activista del vino, João Roseira de Quinta do Infantado, llama el nuevo paradigma del vino portugués, que en el caso de Aphros está cambiando la manera de percibir y valorar los vinos de su región. Por poner un ejemplo, suele escucharse entre conocedores, que no puedes esperar más que un vino sencillo, para beber del año, cuando se trata de un blanco de Vinho Verde. En el caso de Aphros, lo que por ahora sorprende hasta que normalice, es que sus vinos 100% Loureiro tienen la acidez, la complejidad, la estructura para tener larga vida en la botella. Y la Vinhao, que es una variedad difícil, hiper productiva y generosa en taninos, en su caso ha logrado domesticarla al punto de hacer un vino soifable, muy agradable de beber, expresivo, que entra con vértigo en el cuerpo y al que el paso de los años en botella, lo serena, sin quitarle una pizca de carácter.

Manto sagrado viña de loureiro Aphros wine

No le pesa el prejuicio, ni las historias “de antes” ni las “tradiciones familiares”. Sí le pesa la burocracia absurda con la que tiene que lidiar. Pero además de esto, parece que Vasco tiene claro lo que quiere hacer y para qué. La actitud con la que va transformando su entorno, no es la de estar haciendo algo para sí solamente, sino que mientras disfruta en cuerpo y alma, va construyendo un legado, algo concebido para continuar y mejorar más allá de su propia existencia.